Platos de ducha : precios, descuentos 2019, tipos, medidas

A la hora de comprar platos de ducha debemos conocer todos los tipos que hay en el mercado. De esta forma podremos saber sus características, ventajas y beneficios, para escoger la opción que más se acerca a nuestras necesidades. Estos se colocan en un baño usualmente porque tenemos una persona mayor en casa, porque nosotros queremos evitar accidentes al salir o entrar de ella o simplemente por comodidad. Esta es una de las reformas más usuales llevadas a cabo en un baño. Si llegamos a contratar una empresa de reformas nos van a preguntar qué tipo de platos para ducha queremos y seguro no sabremos qué responder si no conocemos los disponibles en el mercado. Esta pregunta seguro nos tomará desprevenidos, es por eso que aquí le presentamos los más populares con sus características. Es mejor conocer lo que queremos, lo que cubre nuestras necesidades y gustos antes de comenzar una reforma.

Tipos de platos de ducha

Es importante conocer los diferentes tipos de platos para ducha del mercado, ya que solo de esa forma podremos saber las ventajas que cada uno ofrece sobre otros. Desde la instalación hasta los materiales, todo afectará nuestra elección. A continuación le mencionaremos los diferentes tipos de platos de ducha más populares.

Características según los tipos de platos de ducha
Tipo de platos de duchaFacilidad de accesoResistencia a los golpesAntideslizamientoCalidez al tacto Acabado inalterable Resistencia a los productos de limpieza
Piedra naturalFácilMedioPositivoPositivoPositivoResistente
ResinaFácilFuertePositivoPositivoPositivoResistente
AcrílicoMedianoFuerteMedioNegativoMedioResistente
CerámicoDifícilDébilNegativoNegativoPositivoResistente

Platos de ducha de resina

Los platos de ducha de resina son los más populares del marcado debido al material con que están hechos. Ya que son muy macizos han desplazado a los platos de ducha de porcelana por su diseño minimalista y plano. También se debe a que la resina presenta unas ventajas únicas respecto a otros materiales.

Entre las ventajas más notables encontramos que son bastante duros y se pueden fabricar a medida. Por lo que el espacio de instalación no significará ningún tipo de problema. A diferencia de la porcelana este material no es tan frío, es decir, son más cálidos al tacto.

También son muy seguros ya que son antideslizantes, lo que previene caídas o resbalones. El diseño de estos permite que su limpieza sea aún más fácil y su capacidad impermeable aumenta su durabilidad evitando filtraciones.

Una de las desventajas de este tipo de platos de ducha es que por todos estos beneficios el costo es mucho mayor en comparación con otros platos.

Plato de ducha de obra

Los platos para ducha de obra están hechos a la medida y según el diseño que deseemos. Son totalmente personalizados y se adaptan a cualquier tipo de espacio. En ocasiones necesitamos un plato que no sea pre-fabricado, para poder adaptarlos a espacios difíciles o simplemente porque queremos un diseño único.

En este caso lo mejor es contar con un plato de ducha de obra. Si estamos realizando una reforma de baño, los albañiles pueden encargarse del trabajo. La principal ventaja es que tendríamos un plato que supliría exactamente todas nuestras necesidades.

Plato de ducha acrílico

A pesar de que el acrílico es un material bastante frágil, es muy fácil de limpiar y mantener. Los platos de ducha de acrílico son bastante económicos, llegando a competir con los de cerámica. Son antideslizantes lo que los convierte en una opción bastante segura.

Además de ser antideslizantes también son bastante ligeros, por lo que su instalación se vuelve mucho más fácil y rápida.

La temperatura al tacto también es muy cálida por lo que al entrar a la ducha no sentiremos mucho frío.

Platos de ducha de piedra

Como su nombre refleja estos platos están hechos de piedra natural, ya sean granito, mármol o cualquier tipo de piedra con una porosidad baja. Son muy resistentes a impactos y ralladuras, siendo el granito la piedra más fuerte de todas.

Mientras más cerrado sea el poro de la piedra más higiénico será el plato, ya que no permite la proliferación de hongos o bacterias. El tacto con este tipo de material suele ser frío.

Además de las ya mencionadas, otras ventajas de la piedra natural es que se pueden pulir. Entre sus desventajas encontramos que las manchas por humedad se alojan en los poros y se vuelven bastante difíciles de remover.

En cuanto a su instalación es fácil, pero se recomienda usar productos que no permitan a la piedra natural absorber bacterias que generen manchas imposibles de quitar. Lo mejor es contar con un servicio técnico de instalación para evitar inconvenientes a futuro.

Plato ducha cerámico

Son los más frecuentes en la mayoría de los baños. Estos suelen ser instalados en nuestros baños desde la construcción de nuestras casas. Compartiendo el material con los WC, lavabos, etc., de los baños.

Entre las ventajas más comunes encontramos que son fáciles de limpiar, su durabilidad es innegable con hasta 30 años de duración y de precios bastante económicos.

En sus desventajas encontramos que estos son muy resbaladizos, y en ocasiones frágiles a impactos. También suelen ser fríos al contacto en épocas de invierno. No se fabrican e medida, pues la mayoría suele ser de un tamaño estándar.

También encontramos otros tipos de platos como por ejemplo los platos de ducha de pizarra.

Platos de ducha antideslizantes: ¿Cómo funcionan?

Los baños suelen ser de las zonas más inseguras del hogar, esto en gran medida se debe al material con el que están hechas las duchas de baño. Si no contamos con superficies y materiales antideslizantes corremos una alta probabilidad de caídas y accidentes.

Por lo general los fabricantes de duchas usan varios tratamientos anti deslizantes en los platos de ducha. Estos se clasifican en tres clases:

  • Clase 1: estos se conocen por ser poco antideslizantes. Suelen estar en zonas interiores secas y la superficie debe tener menos del 6% de pendiente.
  • Clase 2: estos son anti deslizantes estándar. Por lo general los encontramos en zonas húmedas y la superficie puede tener una pendiente superior al 6%.
  • Clase 3: platos de duchas con un alto grado antideslizante. Estos se usan comúnmente en duchas exteriores y piscinas.

Cuando escogemos un plato de ducha antideslizante es importante tener en cuenta la textura de estos, ya que podría afectar de manera negativa la limpieza haciéndola más difícil. Por lo general los de clase 3 no suelen presentar dificultades para la limpieza, siendo estos lo más recomendados.

Las diferentes formas de platos de ducha

Las distintas formas de los platos nos permiten tener un mejor control del espacio y diseño de la ducha. Esto permite armonizar mejor la configuración del baño en función de tener mayor comodidad. Podemos encontrar 3 formas diferentes de platos para ducha:

Rectangular

Esta es ideal para baños bastante espaciosos. Esta forma ofrece una mejor distribución del espacio optimizándolo. De esta forma podrá ingresar al baño todos los muebles que desee tener como una bañera o jacuzzi. Comúnmente los encontramos con medidas que van desde los 70 centímetros x 90 centímetros, hasta los 180 centímetros y los 90 centímetros.

Cuadrado

Es el plato de ducha clásico, lo encontramos en todo tipo de espacios debido a su versatilidad. Pueden ir perfectamente tanto en espacios pequeños como grandes. Mientras más grande sea el plato cuadrado más espacio y comodidad tendremos. Por lo general se usa en baños de personas con movilidad reducida.

Semicírculo

Si nuestro baño es pequeño este plato de ducha es el ideal, ya que nos permite tener nuestra ducha con una accesibilidad cómoda, sin quitarle espacio a los demás muebles del baño. Los tamaños de sus esquinas laterales oscilan entre los 80 y 100 centímetros.

Platos de ducha medidas estándar

El espacio en la ducha es muy importante, puesto que este está relacionado directamente con nuestra comodidad y relajación. Son cada vez más las personas que apuestan a los platos para duchas amplios. Sin embargo, a la hora de querer uno no sabemos qué debemos tomar en cuenta para saber cuál es el ideal para nosotros.

Principalmente son dos factores los que influyen en la decisión: las diferentes opciones de platos de ducha estándar y la medida del baño.

Los fabricantes de los platos de ducha ofrecen una amplia gama de platos estándar, por lo que encontrar el que mejor se adapte a nuestras necesidades no será un problema. A continuación una lista de las medidas estándar más comunes de los platos de ducha.

  • Platos cuadrados: estos pueden ir desde los 60cm x 60cm hasta los 100cm x 100cm, los más comunes suelen ser los de las medidas 80cm x 80cm. Si tu elección incluye el de 60 cm no podrás instalar mamparas porque reducirían mucho el espacio.
  • Platos rectangulares: los platos rectangulares son los más populares del mercado, cada vez más se fabrican en gran volumen, porque el espacio que dan es sin duda muy confortable. Entre las medidas más comunes encontramos 70cm x 90cm, 70cm x 100cm y 70cm x 120cm.
  • Platos de semicírculo: las medidas que más encontramos para estos platos de ducha son de 75cm x 75cm, 80cm x 80cm, 90cm x 90cm y 100cm x 100cm. Estos platos nos permiten darle una sensación de amplitud a baños con espacios muy pequeños.

Si su baño cuenta con un espacio bastante amplio puede instalar un plato de ducha superior a los 70 centímetros de ancho. Por lo general los más buscados miden 80cm x 100xm y 80cm x 120cm.

Cómo medir tu plato de ducha

Saber el tamaño de nuestro plato para ducha nos permite escoger la mampara más adecuada para este. Por lo general los platos de ducha se instalan entre tres paredes y entre dos paredes.

Para medir los platos de duchas que están entre tres paredes debemos hacer lo siguiente:

  • Como las paredes de los baños pueden no estar niveladas debemos realizar las medidas a tres alturas diferentes. En primer lugar medimos en horizontal el espacio que hay entre las paredes paralelas del plato de ducha, a una altura de 180 centímetros. Tomemos como ejemplo que esta medida nos da 119,5 centímetros de ancho.
  • Luego realizamos la medida nuevamente desde una altura de 90 centímetros y tendremos ahora unos 120, 5 centímetros.
  • Por último realizamos la medida una vez más pero desde la base del plato de ducha, teniendo ahora unos 120cm.

En este caso se le restan 5 centímetros a la medida más pequeña, quedando en 118 centímetros. Es habitual colocar mamparas frontales en este tipo de platos para ducha, siendo una adaptable de 118 a 120 lo ideal para un plato de baño para los ejemplos de las medidas tomadas.

Para medir un plato de ducha cuadrado los pasos son los siguientes:

Se coloca la mampara de ducha en una esquina, puede ser a la izquierda del baño.

  • Se mide el borde izquierdo del plato desde la pared hasta el borde derecho. Encontramos que es de 70 centímetros. A esta medida hay que restarle 5cm, dejándonos con 69,5 para la medida frontal.
  • Luego midiendo el lado derecho del plato de igual forma hasta llegar a la pared, por ser cuadrado nos dará 70cm también y le restaremos los 5 para que quede en 68,5 centímetros.

La mampara ideal para este plato de ducha será entonces una de 70 x 70 centímetros que cuente con perfiles de condensación para una mejor adaptabilidad.

Colocar Plato de Ducha

Existen tres tipos de instalaciones para los platos de ducha:

Instalación a ras del suelo

En este tipo de instalación la parte alta del plato queda al ras con el pavimento del suelo. Es muy ventajoso para personas de movilidad reducida ya que no habría algo como un escalón a la hora de ingresar a la ducha. Es ideal para personas en silla de ruedas.

Para realizar esta instalación hay que tener en cuenta las medidas donde vamos a cavar, ya que vamos a introducir el plato en el suelo a cierta profundidad.

Instalación en superficie del plato

El proceso de instalación es parecido al anterior, solo que en esta el plato quedaría uno 3 o 4 centímetros por encima del suelo, dando una especie de mini escalón a la hora de entrar a la ducha. Para su instalación solo hace falta hacer un hueco del tamaño del plato para ponerlo y listo. No es necesario cavar.

Instalación semi-elevada o elevada

Cuando no se tiene espacio para cavar o profundizar el suelo esta es la opción más adecuada. Sin embargo, cabe destacar que no podemos simplemente colocar el plato de ducha sobre la superficie y ya. Debemos realizar la instalación sobre una base de obra, de esta forma el plato de ducha no perderá estabilidad o correrá riesgo de agrietarse si es de resina.

[Total: 1 Promedio: 5]